Clases de yoga en Las Rozas

Clases de yoga en Las Rozas

YOGA

La unión del cuerpo y la mente te ayuda a estar más centrad@ en tu vida

El Hatha Yoga es una ciencia milenaria que permite superar nuestros límites mentales y físicos mediante ejercicios corporales y respiratorios.

Desde una respiración consciente y un trabajo siempre respetuoso y amoroso con el cuerpo, buscamos acercarnos al mundo interno, donde pocas veces habitamos y somos conscientes de ello. Es una forma de conectar con nuestro estado de paz, creatividad, silencio y escucha… y poder vivir desde ese espacio interno dentro de una sociedad caótica y extremadamente estimulante para los sentidos, sin dejarnos arrastrar por ella.

Las clases se componen de una primera toma de contacto con nosotros mismos, seguimos con ejercicios de pranayama (técnicas de respiración) y posteriormente trabajo de asanas (posturas de yoga). Y terminamos con una relajación guiada.

Poco a poco podrás ir habitando con mayor presencia y consciencia tu cuerpo y tu mente, ayudándote a recuperar tu estado de salud física, mental y emocional.

  • Para la ansiedad y el estrés.
  • Ayuda a centrar los pensamientos y aquietar la mente
  • Para dolores de espalda, tensión corporal, mejora postural… haciendo un trabajo completo a nivel físico.
  • Desbloquea los diferentes canales de energía de nuestro organismo, incluyendo los aspectos emocional y mental.

Se trata de un entrenamiento suave que permite desarrollar el autoconocimiento y la concentración, además de otras habilidades útiles para tu hijo. El yoga no tiene edad, y por ello te damos unas buenas razones para que lo pruebes.

Te permite descubrir su cuerpo
Durante la sesión de yoga, los niños y niñas desarrollan la capacidad de autocontrol. Entienden que deben permanecer relajados y quietos durante un periodo de tiempo, y esto les obliga a centrarse en su propio cuerpo y los movimientos que están realizando. Es una manera de descubrir su propio cuerpo: sentir y regular su respiración.

Proporciona serenidad
Es importante para los niños en edades tempranas tener momentos de tranquilidad y relajación. Los niños pequeños también sufren ansiedad, que necesitan aliviar para sentirse de nuevo seguros. El yoga puede ser la ocasión perfecta para que esto ocurra. Gracias al yoga, nuestros hijos crecerán como adultos serenos y capaces de regular sus niveles de estrés.

Les enseña a concentrarse
El yoga implica que los participantes estén centrados en un único objetivo: sentir su propio cuerpo y respirar. Ir practicando las habilidades de concentración es muy beneficioso, dado que es una habilidad útil para su futuro. Sin ir más lejos, en el rendimiento académico. Los niños que practican yoga tienen menos dificultades para centrarse en el cole y adquirir nuevos conocimientos.

Desarrolla el lenguaje corporal
El yoga abre a los niños una nueva dimensión del lenguaje corporal. Les permite imaginar, moverse, respirar, trabajar en grupo, jugar y desarrollar de manera creativa todo su potencial.

Identifica sus emociones
En nuestras clases trabajamos con la identificación de las emociones, los niños identifican lo que están sintiendo. La concentración que implica el yoga también permite escucharse a uno mismo: si estoy triste o contento, si estoy relajado o inquieto, enfadado o decepcionado… Un niño que sabe identificar sus emociones se convertirá en una persona capaz de gestionar bien sus sentimientos en el futuro. ¡Un adulto mentalmente sano se forja desde la infancia!

Favorece su bienestar
Todos los beneficios del yoga para los niños tienen una consecuencia directa: su felicidad. Gracias al yoga, aprenden a quererse a sí mismos, a conocerse, a respetar al resto de compañeros, a aprender en grupo y a reconocerse a sí mismos en grupo con los demás. Si quieres que tu hijo crezca sano mental y físicamente, ¡el yoga es una de las mejores opciones!

Alex Torras Parriego

Profesor de Yoga titulado por la UNED. En el año 2002 empezó mi enseñanza formal en Hatha Yoga; dos años después comencé en la escuela de Yoga Iyengar donde mi formación se prolongó durante diez años.

Posteriormente viajé a la India y a Nepal donde permanecí nueve meses viviendo en ashrams y monasterios para completar mi formación.

Soy Licenciado en CC.PP. y Sociología en la especialidad de Psicología Social, en la que asimismo cursé dos años de doctorado.

YOGA NIDRA con cuencos

El Yoga del "sueño" con sonidos de cuencos tibetanos​ para calmarte y serenarte

El Yoga Nidra (yoga del sueño en sánscrito) es una poderosa técnica de la tradición Yoga Tantra.

Es al mismo tiempo el nombre de un estado y el de una práctica, que crea un estado alterado de conciencia que permite al practicante relajarse y curar su ser, ampliar su facultad de la imaginación, entrar en el reino del subconsciente y el superconsciente y manifestar significativos cambios mágicos en su vida.

Esta técnica nos permite relajarnos pero de forma consciente y alcanzar así un estado de relajación física, mental, y emocional, en plena lucidez. Es una poderosa herramienta de meditación y relajación, que  consiste en llevar el organismo al estado de sueño consciente, donde la mente se mantiene en la frontera entre el sueño y la vigilia. Los sentidos se retiran, la mente se abandona y se abre a una sanación  en  la profundidad de nuestro subconsciente, haciendo una limpieza y desbloqueo en todo tu cuerpo a todos los niveles.

El sonido de los cuencos tibetanos es de por sí sanador , por lo que unido al Yoga Nidra, se potencian mutuamente  sus beneficios para llegar a niveles todavía más profundos de relajación . La vibración y el sonido que emiten es curativo y sanador.

El Yoga Nidra, aunque tántrico en origen, se puede clasificar como una parte de los Ocho Limbos del Yoga del sistema de Raja Yoga, sistema de codificación muy conocido de las prácticas Yóguicas de Patanjali (un sabio indio que vivió alrededor del año 200 aC). De hecho no menos de tres de los Ocho Limbos del Yoga se pueden ver en esta práctica:

  1. Pranayama: Control de la respiración a través de ejercicios especializados y la posterior capacidad de amasar, controlar y dirigir el Prana, la fuerza de la energía vital.
  2. Dharana: Concentración, cultivo e intensificación de la conciencia perceptiva interior.
  3. Pratyharya: Control sobre los mecanismos sensoriales del cuerpo físico específicamente a través de ejercicios que se ocupan de la retirada voluntaria de los sentidos y las influencias de la mente. 

La sesión se hace tumbado, llevando a la  persona a una total relajación a través de un escáner corporal, con técnicas de pranayama y creando un Sankalpa (una resolución) que mandaremos al subsconciente para poder sembrar ese pensamiento en tu interior, acompañado con una visualización y los sonidos de los cuencos.

    • Se obtiene un grado de bienestar, muy placentero, reestructura la mente y nos hace retomar el poder sobre nuestra vida.
    • Otros beneficios de su práctica son, prevenir el envejecimiento prematuro y lograr la sanación de enfermedades, ya que promueve el buen funcionamiento del sistema inmunológico.
    • También reduce la presión sanguínea y se regula el sistema nervioso, eliminando el estrés físico y emocional.
    • Elimina el insomnio, induciendo a un sueño reparador y un descanso completo.

Ayuda a superar adicciones y a eliminar patrones de conductas negativas y nocivas para nuestra vida.

A través del Yoga Nidra, podemos despertar y entrenar nuestra mente. Así mejorar la memoria, re-conectarnos con nuestros potenciales mas íntimos. Activar todos los sentidos, intuición, creatividad, concentración, visualizar deseos para luego, llevarlos a la realidad.

La practica diaria del nidra, siempre a la misma hora de ser posible, mejor con el estómago vacío, nos permitirá día a día alcanzar un crecimiento y evolución personal y espiritual.

Elvira Loscertales

Para describir lo que me ha llevado a los maravillosos CUENCOS TIBETANOS, he de irme atrás al tiempo. Siempre tuve interés por las filosofías y culturas orientales. Eso me llevó a la India hace muchos años donde cambió mi vida completamente. Ya practicaba entonces yoga de forma autodidacta, al impedirme mi trabajo de masajista la asistencia a clases. Ya me parecía un mundo nuevo, apasionante, maravilloso, y sentí que yo tenía que indagar más en ese campo, porque sabía que me llevaría a algún lugar, sin saber todavía hasta qué punto. Yo incluía en mis practicas meditaciones, retiros zen, talleres, leía libros de medicina china… Aprovechando mi estancia en India de voluntaria, y cuando me fui  a Boghdaya, lugar donde se iluminó Buda, me conecté con este nuevo camino que se abría ante mí. Poco a poco fui integrando el yoga a mi vida de forma intensa, comprobando lo que iba transformando mi conciencia del ser. Entonces lo supe. Estuve un año practicando varios tipos de yoga tanto aquí, como en India y Nepal, formándome en Hatha Yoga y Yoga Terapeútico.

El camino del yoga me llevó a  NEPAL, donde descubrí la magia de los CUENCOS TIBETANOS. No era casualidad. Ellos me llamaron y conecté con ellos desde el minuto cero. Y ya no había marcha atrás. Ya sabía que el mundo del sonido me tocó y ya no pude más que seguir avanzando en el mismo; formándome y asistiendo a conciertos sonoros.

Aplico los cuencos en el yoga como relajación o en yoga Nidra, así como en asistencia a talleres de yoga. Cada día me sorprendo más con nuevas notas musicales que me llegan de todos y cada uno de mis cuencos. Y sobre todo, con poder transmitirlo en mis clases de yoga, en las formaciones prácticas de cuencos y en las sesiones individuales.

FAMILY YOGA

Un espacio de calidad, diversión y refuerzo del vínculo con tus hijos para toda la familia

Un espacio y tiempo para conectar en presencia con tus hij@s. 

Hoy en día nos cuesta encontrar tiempo de calidad para nosotros mismos y para compartir con nuestros peques. Yoga en familia nos ayuda a conectar con nuestro niño interior, con la parte más auténtica y libre. Los niñ@s aprenden a conocer su cuerpo y gestionar sus emociones, a relajarse y a respirar adecuadamente. Jugamos juntos y amorosamente, fortaleciendo el vínculo y despertando la escucha, el respeto y la creatividad.  

Yoga en familia es una actividad divertida y creativa para reforzar lazos de amor entre padres e hijos. Es un tiempo de calidad juntos. Creamos un espacio de crecimiento donde, a través del juego , padres e hijos aprendemos juntos a respirar mejor, concentrarnos, relajarnos, estirarnos y conocer mejor nuestro universo corporal y emocional.

Es nuestra oportunidad como padres de hacer una actividad distinta con ellos.
Cuando hacemos yoga con nuestros hijos nos sienten cerca, presentes, como un amigo más y la comunicación entre los dos surge de forma natural.
Además nos acercaremos a nuestro niño interior olvidado tras las obligaciones y responsabilidades del día a día.

¡Con alegría y distensión vivimos más sanos, en paz y felices!

En una sesión se trabajan de forma divertida y sencilla cuerpo, mente y emociones, aportando numerosos beneficios para el día a día. Favorece la concentración, el equilibrio, la flexibilidad, la memoria, la paciencia, la autoestima y la fuerza (tanto física como mental).

Durante las sesiones se da prioridad a las asanas en pareja, adaptándose a las edades de los participantes.

También se trabaja en grupo, para fomentar las relaciones con otras familias. Siempre dentro de un ambiente lúdico, creativo y distendido.

  • Favorece la armonía familiar y la unión.
  • Trabaja la coordinación en pareja y la sincronización.
  • Amplia el conocimiento sobre el otro y sobre uno mismo.
  • Fomenta la creatividad y la espontaneidad.
  • Favorece la comunicación emocional y energética.

Otras clases semanales en Las Rozas