Masaje con baño de gong en Las Rozas

MASAJE RELAJANTE CON BAÑO DE GONG

En Las Rozas. Un viaje sensorial físico y sonoro a tu inconsciente

Es una sesión relajante en la que se combinan las terapias manuales del masaje que inciden en el cuerpo físico (músculos, tendones, órganos, sistemas circulatorio y nervioso etc…) y en el cuerpo áurico, energético y mental a través de la acústica del sonido, convirtiéndose en una experiencia inolvidable por parte de la persona que lo vive.

Se puede hacer un trabajo relajante y equilibrador de los chakras, como hacer un trabajo más terapeútico .

2 terapeutas están en silencio abriendo un espacio de acogimiento, relajación y entrega para que la persona viaje a estados de conciencia de máximo relax.

Los platos del gong estarán cerca de la camilla para recibir las ondas de sonido por todo el cuerpo, aunque el terapeuta se desplazará para que se reparta homogéneamente entre todas las partes por igual.

Simultáneamente, una persona experta en masaje relajante, estará trabajando con el cuerpo del cliente por delante y por detrás durante unos 50 minutos aproximadamente.

Cuando los masajes son por duplicado, es decir, hay 2 personas que lo reciben, cada una disfrutará de un solo masajista, mientras el gong continúa con su trabajo generando ondas de sonido de distintas frecuencias que hacen un efecto limpiador energético y físico a las personas que reciben los masajes.

Los efectos de esta terapia son profundos, mejoran el bienestar de la persona, llevándola a estados de relajación profundos. Se orientan generalmente para:

  • Regulación del sistema nervioso
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Insomnio
  • Dolores fisicos
  • Equilibrio de Chakras
  • Reconexion con uno mismo
  • Estados de crisis en general

Guillermo Solana y Amerisis

Toda mi trayectoria ha estado ligada al mundo de los sonidos. Primero como percusionista y más tarde como técnico de sonido. Este camino me llevó a descubrir el maravilloso mundo de los instrumentos ancestrales y su potencial como herramientas capaces de conectarte con la tierra (tambores), con el alma (flautas y cantos) y con el cosmos (gongs y cuencos) por citar algunos ejemplos. He profundizado en el uso de estos instrumentos en sesiones de sonoterapia y como vehículo para inducir a la relajación a grupos o individualmente.

Soy practicante de Taiji Quan, Chi Kung y meditación del estilo Hun Yuan Neigong con el Maestro Pedro Valencia. La práctica de estas artes milenarias la traslado a mi vida diaria puesto que me aportan calma y serenidad. No se trata, simplemente, de hacer unos ejercicios, si no de un modo de vida.